Actualidad,  Reflexiones

El concepto de amistad en el mundo de hoy

El amor de un amigo

Es hermoso encontrar o ver cómo el hombre es capaz de entablar relaciones profundas con alguien ajeno a él, pero puede esperar y de dar respuesta a su confianza. En pocas palabras: el otro responde.

Hablar de amistad es fácil, pero al mismo tiempo tiene una fuerte carga de dificultad. ¿Qué es la amistad y cómo la expresamos es un punto que merita mayor profundidad, pero aquí solo brindo algunos puntos del concepto de amistad en la antigüedad, cómo cambió con el cristianismo y cómo está hoy?

La amistad en la antigüedad

Los clásicos cuando usaban la palabra amor tenían tres palabras que connotaban cosas completamente diferentes, pero que en esencia son para la sociedad de hoy el amor.

Es la misma terminología que adopta el papa Benedicto XVI en su encíclica “Deus Caritas est” (Dios es amor).

Esta es: el amor de agape (amor incondicional) fileo (amor de amistad) y eros (amor pasional). Hoy cuando hablamos de amor de amistad nos estamos refiriendo al amor de fileo, ósea el amor de donación y de entrega justa y sincera.

Platón en su obra pequeña, pero muy buena sobre la existencia o no de la amistad, Lisis nos dice que en el amor:

“Aquel que no corresponde no paga amistad con amistad no es amigo de la persona que le ama”.

En este diálogo se ve muy bien como el filósofo distingue entre:

La existencia del amor de amistad verdadero y el amor de amistad interesado. En este segundo es donde se busca, no el bien del otro, sino el propio bien.  Donde amar lo que es bueno constituye un solo caso de amistad absoluta, y, en todos los demás casos, un principio de amistad solamente[1].

Como dice un estudio de la obra:

La amistad consiste en el afecto de lo que no es ni bueno ni malo, por lo que es bueno.

Los mismo hacen más filósofos de grande peso en el pensamiento antiguo. Por ejemplo, Aristóteles en el libro VI de la ética nicomaquea y el eclético Cicerón en su obra De Amicitia.

La amistad en el concepto cristiano

Al analizar la amistad en nuestro concepto de amor hacia los demás tenemos que recurrir sin duda a las mismas palabras de Nuestro Señor:

“Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”.

Estas palabras las podemos interpretar de dos maneras.

  1. La primera sin duda es el término próximo a su muerte y por consiguiente es una concepción teológica. Nuestro Señor nos da el ejemplo más grande de amor muriendo por nosotros.
  2. La otra es de una manera más humana. No hay que olvidar que cuando se tiene un amigo de verdad con quien haz formado una relación fuerte y firme, lloras las veces que él llora, ríes cuando él necesita reír.

El amor de amistad te da la fuerza para comprender los deseos y los anhelos más profundos del otro. Entonces eres capaz incluso de cumplir esto que nos dejó dicho Jesús: “dar la vida por el amigo”.

El amor cristiano no es el mismo concebido de la filosofía griega en su totalidad. Se le coloca el termino amor con la experiencia de alguien que se ha hecho poca cosa para rescatar a alguien que es menos que poca cosa.

Cobra aquí sentido las palabras de Jesús:

“A vosotros no os llamo siervos, porque el siervo no sabe qué hace su Señor. A vosotros os llamo amigos, porque os he hecho saber todo lo que he oído mi Padre”.

En pocas palabras el concepto cristiano de amistad cobra, a ejemplo de Cristo, dos aspectos: el de donación incluso llegando a dar la vida por el amigo y el de confianza.

El concepto de amistad en el mundo de hoy

No quiero ser pesimista ni mucho menos un viejito con lo que pienso. Hoy en día el concepto de amistad está en crisis, a mi parecer, por tres cosas:

1. Por nuevas ideologías de pensamientos

La inclusión de nuevas ideología de pensamientos que aprovechando la psicología débil del hombre del siglo XXI confunde y tergiversara la manera de concebir una amistad.

Ya no es común, al menos en los países modernos o que se dicen desarrollados, hablar de amistad sin tener el temor a ser juzgado o incluso irse al extremo opuesto confundir la amistad con algo más.

Hay que volver a reconsiderar, no digo completamente, como lo concebían los griegos o como lo concebimos los cristianos (sería lo ideal). Sería bueno que no se pierda el sentido del Yo y del Tu con palabras de Martin Buber donde mi Yo encuentra su realización en el Tu y viceversa.

3. La falta de interacción humana 

Es increíble salir a la ciudad, tomar un metro y saber que todos están con un aparato digital ante sus ojos.

Ya no se convive, ya me es indiferente el que está a mi lado con tal de que esté enterado de lo que ha sucedido o lo que otro subió en las redes sociales.

Es estar anclado a la espera de una reacción o de un like de alguien en algo que subí. Nos estamos volviendo esclavos ya no de otra persona, sino de un aparato, que es bueno, pero que nos hace estar separados de los demás.

Que hermoso es ver el rostro o los ojos de otra persona en vivo. Ver que la otra persona también tiene un camino, que va contigo, que sufre más o menos que tú. Hoy hay necesidad de re-descubrir al otro en todas sus facetas.

4. Falta de educación

Una tercera causa es la falta de educación sobre el tema. Creo que la amistad es lo más común en las relaciones humanas, pero no estamos acostumbrados a compartir los bienes espirituales y humanos de la otra persona para enriquecerse mutuamente con la manera propia de concebir la amistad.

Al final la amistad no es algo extraño al hombre. Como hombre político estamos llamados a tender a ella e inconscientemente la buscamos como una exigencia de la propia naturaleza.

[1] Platón, Obras completas, edición de Patricio de Azcárate, tomo 2, Madrid 1871

Vengo de una familia católica donde aprendí desde mi niñez a alimentarme con la palabra de Dios. Fue Jesús el que me dio a lo largo de mi vida la fuerza, la protección y la alegría de su Espíritu para que a su lado me preparara para ser suyo. Como religioso Legionario de Cristo, me encuentro muy contento con muchas ganas de seguir adelante confiando en Dios. Tengo una gran ilusión de convertirme, por gracia de Dios en discípulo y apóstol servidor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.