Blog,  Testimonios

5 años desde el día en que salí de casa y entré al seminario

Cuando era novicio Legionario con Andrés. 

5 años desde el día en que salí de casa

Aun recuerdo el día en que salí de casa y me despedí de mis familiares. 5 años han pasado. Fue un 20 de junio, porque tenía que viajar a la ciudad capital. Cuando tomé el autobús mis impresiones y sentimientos eran confusos. Sentía miedo, pero a la vez me movía la aventura. Quería llegar a ver lo que Dios tenía planeado para mí.

Al día siguiente a las 9: 48 am estaba despegando del aeropuerto de Panamá. Cuando sentí que ya no estaba en suelo panameño me dije: Dios mío, ¿Qué estoy haciendo?

Así llegué a las 2:30 a Monterrey. En el camino me encontré con otro joven panameño que iba a hacer la experiencia que yo iba a hacer. Yo llegué sin saber quién me iba a buscar o a dónde iba. Ahora lo pienso y me digo: “que temerario fue”.

Allí nos esperaba en su tiempo el H. Filippo Motta que nos llevó a un Carl’s Jr. para comer, pero yo estaba llenísimo. Recuerdo que no quería nada. Cuando llegué a la casa del candidatado para mí fue una gran alegría. Mi primera impresión fue de sorpresa y de admiración, porque todo era nuevo para mí.

Conocí a hermanos que con el tiempo se han convertido en amigos y compañeros de lucha. Muchos de ellos han encontrado su camino en la vida laical, pero con cada uno fui capaz de compartir grandes cosas. Allí fue donde conocí a quien iba a ser mi mejor amigo desde entonces: Miguel.

Conocí grandes padres formadores. Entre ellos mi orientador vocacional el P. Oscar Cabello y el P. Allan Carpenter.

5 años han pasado

Al cumplir 5 años en la Legión mi reflexión va a cantar, como lo hace la virgen, su canto de GRACIAS: Glorifica mi alma al Señor…

Cuando llegué era un muchacho que tenía 20 años de edad y que había salido de casa sin el consentimiento de mi familia. Ahora soy un religioso de 25 años que ha crecido, pero que ha aprendido a amar y reconciliarme conmigo mismo y con los demás.

Se han pasado rápido. Puedo decir que me siento en casa. He experimentado el amor de una madre que te acompaña. El amor de un Dios que te llamó a estar con él. El amor que te sedujo y que día a día te muestra una vida para caminar.

Son 5 años donde he experimentado que Dios no se deja vencer en generosidad. La Legión ha sido para mí mi casa y mi familia donde he encontrado la manera de ser sacerdote que había estado buscando. México fue para mi la acogida y la bienvenida con calidez y sencillez de fe.

Gracias a mi familia en  🇵🇦️ por tu sacrificio, gracias 🇲🇽️ por tu calidez y gracias a mis hermanos Legionarios. Gracias.

Academia

Vengo de una familia católica donde aprendí desde mi niñez a alimentarme con la palabra de Dios. Fue Jesús el que me dio a lo largo de mi vida la fuerza, la protección y la alegría de su Espíritu para que a su lado me preparara para ser suyo. Como religioso Legionario de Cristo, me encuentro muy contento con muchas ganas de seguir adelante confiando en Dios. Tengo una gran ilusión de convertirme, por gracia de Dios en discípulo y apóstol servidor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.